TRITON

Tritón palmeado.
En invierno o finales de otoño, en un paseo por el parque natural de Urkiola, pasé junto a un abrevadero. Como otras veces, me asome a ver si encontraba algo interesante, cosa complicada por las fechas, pero …. ¿quién sabe?. Bueno, como casi siempre que me formulo esa pregunta es que no, me sorprendió ver un pequeño cuerpo flotante. Era el cadáver de un pequeño tritón.
El dato quedó registrado en mi memoria, pero en el fondo, donde se apilan la gran mayoría de cosas que no apunto.
A los meses volví a pasar por el mismo sitio buscando dientes de perro y de nuevo volvía mirar en el susodicho abrevadero … por si acaso, otra vez nada. Pero en esta ocasión, cosa rara, mi memoria desempolvó el recuerdo del invierno y me dediqué un rato a observar el agua turbia. Poco a poco fueron apareciendo, ese día conté hasta diez tritones palmeados.
Para no aburriros con mi perorata, resumiré que me compré una pecera de plástico y pedí los permisos pertinentes para poder introducir un tritón en la pecera, junto al abrevadero y hacerle las fotos.
En una primera sesión muy interesante, me percaté de lo evidente: en el plástico se nota las ralladuras. Contento, pero con ganas de mejorar, volví con una pecera de cristal a mejorar las fotos anteriores. Nada más lejos de la realidad, a pesar de que el cristal es mejor, el agua estaba más turbia y el tritón más inquieto. En vista de que el animal parecía estresado decidí devolverlo al agua y acabar la sesión.
Luego una cosa llevo a la otra y no he podido volver, aunque espero regresar y mejorar la foto.
Imagen realizada con una fuji xt1 y un objetivo tamron 90 macro casi con más años que yo.
Espero que os guste, un saludo.DSCF4587

Esta entrada fue publicada en Pedro Pulido Grima y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *